Paris je t'aime

Viajar a París siempre es una opción. Estoy enamorada de esta ciudad. Siempre quiero ir y siempre está en mi mente. Esta vez fui con mi cámara a explorar y a dejarme llevar por calles perdidas y rincones bonitos. Hay tanta belleza en todo, que no sabía hacia donde mirar. 

Era navidad, diciembre, frío, pero me sacaba la chaqueta en muchos sitios exteriores. Recuerdo el mercado de flores y pájaros, la lluvia que caía ese día, las hojas en el suelo. Parece que estoy allí otra vez.

Estuve en un pequeño hotel cerca de mi barrio favorito, la Cité. Justo en la isla, que es como un trozo de ciudad a parte. Me relaja ver el Sena fluir hacia Notre Dame. Sí, esta catedral gótica que me tiene enamorada totalmente. Su olor me recibe y la gente silenciosa de dentro me guía hasta un belén que han hecho en su interior. Cada día acababa en ella, sí. Es verdad. Cada día empezaba y terminaba allí. Me gusta París por este rincón. Y me siento y no hago nada más, sólo respiro y observo la catedral.

Y no podía irme sin visitar mi escultura favorita: Eros y Psique. Su historia es la más bonita de la mitología griega. Aunque también tengo tiempo de sentarme en los bancos para ver la coronación de Napoleón, la Libertad guiando al pueblo, o el juramento de los horacios. 

Este es el resultado, espero que os guste !

 
 
 
Paris.jpg